Los retos de la reforma política en una democracia inconclusa | Federico Gamarra Chilmaza

15:50:00


Introducción

La democracia, como un conjunto de principios cuya forma no es única, detalla que cada pueblo construye sus estructuras y valores de acuerdo a las herencias culturales e históricas, y de acuerdo al comportamiento de sus clases dirigentes y sociales. La evaluación de una formación social, pasa por medir cuánto se cumple de  esos principios.



Una característica de nuestra democracia ha sido la permanente lucha por el cumplimiento de estos principios, frente a clases dirigentes que han empleado sus mejores esfuerzos por burlar la ley; es decir ‘Hecha la ley, hecha la trampa’. Desde las primeras épocas de las votaciones con la política del  ‘pisco y butifarra’ empleadas por los hacendados para hacerse elegir, hasta los ‘roba pero hace obra’ o la juramentación ‘por dios y por la plata’ de la actualidad, han terminado por deformar la democracia peruana, convirtiéndose en una tarea inconclusa. Se debe reconocer también,  que contrario al pueblo que lucha por construir una real democracia, hay sectores del electorado que apoyan estos planteamientos  y eligen estas autoridades.   

La representación democrática, la ciudadanía con igualdad de derechos y deberes, la igualdad de oportunidades, la movilidad social, el pueblo soberano, los partidos políticos nacionales o regionales, la libertad de prensa y la descentralización,  son algunos de los principios que se deberían evaluar desde una perspectiva histórica, para tener una visión de cuán democrática es nuestra sociedad.

Nos remitiremos al tema de la ‘representación’, en la medida de que se está hablando de la Reforma Política, y con este rótulo nos quieren introducir –ya lo están haciendo- deformaciones al modelo democrático.  

Congreso ¿Representativo?

El actual Congreso es un producto del autogolpe de Estado fujimorista, el cual utilizó el desprestigio del Parlamento anterior reforzando sus aspectos negativos con una campaña periodística que aún ahora se esgrime, la cual aducía una supuesta actitud obstruccionista a iniciativas del Ejecutivo. Otro argumento fue el exceso de gasto público para un organismo inútil, que no era positivo para gobernar, que generaba pérdida de tiempo y financiamiento para su ineficaz existencia. Considerando que mejor sería que el poder estuviera en pocas manos sin vigilancia, sin control, y que derivó -ya sabemos- en poder absoluto y corrupción absoluta, evidenciada de manera audiovisual en los ‘vladi videos’.

En resumen, se tiene un Congreso con una sola cámara –se eliminó el Senado- compuesto por 130 congresistas, en el cual cada uno representa grandes circunscripciones, en el que nadie sabe quiénes son sus congresistas, quién o quiénes los representan; cómo actúan sus representantes, cómo votan y con quién se alían y a qué intereses sirven.

Un Parlamento proyecta a ser una institución representativa de diversos sectores sociales y no se tiene representación de las comunidades nativas de la selva, ni de las comunidades campesinas. Debe integrar en su seno a todos los partidos  aún minoritarios, que con el argumento de fortalecer a los partidos se han puesto vallas altas y éstos no tienen representación. Cuando estalla un nuevo conflicto social en alguna provincia no nos preguntamos ¿Qué partido ha debido intermediar para evitar la violencia? ¿Qué partido ha debido llevar los reclamos y demandas de estos sectores al plano nacional?  

Protegiendo al tránsfuga

Con el título de castigar a congresistas tránsfugas se está castigando al disidente, no al tránsfuga, al que se sale de una agrupación por discrepancias con ella y se le está quitando derechos constitucionales en un dispositivo debatible. Pero aquel que se cambia de bancada por interés económico personal, se le protege, porque no se ha tipificado esta conducta y no se ha previsto sanciones; un principio elemental en derecho es el de tipificar la características de un delito o conducta delictiva y establecer sanciones previas para luego aplicarlo cuando ocurra; un argumento infantil de Miguel Torres –Presidente de la Comisión de Constitución- ha sido ‘No se ha hecho porque es  muy difícil probarlo’.

Voto preferencial

Ha quedado evidente que el voto preferencial debilita a los partidos. En algunos casos por el proceder de sus dirigentes al ofrecer puestos en la lista de candidatos, a invitados a cambio de apoyo económico ‘para la campaña’.  En otros casos por el proceder del candidato que se siente dueño de los votos preferenciales que aportó al partido, tratándolo como vientre de alquiler, llegado al extremo de formar nuevas bancadas en base a los disidentes de diversos partidos.

La representación con vallas

Con el argumento del fortalecimiento de la representación partidaria en el Congreso se han delimitado vallas altas de votación a los partidos políticos, para alcanzar un escaño, con el propósito de que ‘sean pocos los partidos en el Congreso’; ello no fortalece los partidos, niega la representación a importantes regiones y  está generando graves deformaciones al modelo democrático:

1.      Representación anti democrática.-
Tenemos  que  Fuerza Popular obtuvo el 36% de votación para el Congreso, que no debería tener más de 47 congresistas, tiene  más del 56% de congresistas, que significan 73 escaños, es decir mayoría absoluta y se ha encaramado como gobierno paralelo, que puede aprobar lo que quiera y cuando necesita algunos votos  -por ejemplo para defensor del pueblo- le sobran aliados que negocian sin fuerzas y en actitud genuflexa.  Es decir con la aplicación de la valla en forma arbitraria y  de la cifra repartidora, este partido se ha “apropiado” de 26 congresistas que no le pertenecen, que será  legal pero que es totalmente falto de legitimidad y claramente anti democrático.
LA CIUDADANÍA NO HA VOTADO PARA DARLE MAYORÍA ABSOLUTA A FUERZA POPULAR, SU MAYORÍA ES PRODUCTO DE LA VALLA Y LA CIFRA REPARTIDORA.

2.      Regiones sin representantes.-
Este mismo criterio está dejando a regiones sin sus representantes legítimos como por ejemplo Cajamarca, donde Democracia Directa –Gregorio Santos- obtuvo el 44% de la votación congresal que debía representar por lo menos 3 congresistas, pero al no superar la valla, se los “apropia” Fuerza Popular. Así pasa en muchas regiones  que le dan a Fuerza Popular 26 congresistas que no han sido elegidos democráticamente.

Distrito uninominal

Proponiendo una reforma que realmente busque superar algunos de los problemas señalados, esta debería ser:

I.                   La votación de Congreso debe ser en fecha diferente a la votación Presidencial de primera y segunda vuelta.
II.                El establecimiento de Distritos electorales uninominales, es decir, definir un número de votantes que determinan un congresista y ubicarlos en un territorio determinado. Por ejemplo si se define como 100 mil los votantes para cada congresista ubicarlo en el mapa político, es decir señalar a qué distritos representa ese congresista.
III.             Las elecciones son por cada distrito electoral y los partidos presentan sus candidatos para cada distrito electoral y gana el candidato que tiene más votos.
IV.              Se deben formar distritos electorales de nuestras representaciones étnicas que deben estar en el Parlamento, no estar ausentes como ahora.
V.                 Así la campaña de cada candidato es con su programa del partido e iniciativas propias y existe  un electorado que  lo elige sabiendo de qué partido y bancada es, sabe quién es su  representante, puede proponerle iniciativas y lo puede fiscalizar y eventualmente revocar si no cumpliera con lo ofrecido.

Con esta forma se acaba el voto preferencial  y la figura de los partidos políticos como vientre de alquiler, conociendo quién nos representa, a qué bancada pertenece, cómo vota en cada tema y qué intereses representa. Tiene que tener una relación estrecha e informada con su electorado, y es éste quién le toma cuentas.

También acabaría con la deformación de las vallas y la cifra repartidora, que en sus extremos resulta una realidad anti democrática e ilegítima no deseable. La proporcionalidad parlamentaria se forma sobre la suma real de los congresistas elegidos  por votación directa.


_________________________


Federico Gamarra Chilmaza. Economista por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) y especialista en fortalecimiento de espacios de diálogo, transformación de conflictos sociales, formalización, desarrollo, certificación y comercio justo para minería artesanal en pequeña escala, así como en elaboración, gestión y evaluación de proyectos sociales y productivos. A lo largo su carrera profesional ha sido asesor principal de importantes sindicatos y gremios a nivel nacional. Correo: federicogamarra.511@gmail.com


You Might Also Like

0 comentarios

Noticias en Facebook

Compilación reciente