Contaminación invisible y conflictos socioambientales: una breve historia de La Oroya | Alonso Burgos Cisneros

10:52:00


Resumen
Este trabajo analiza la manera como los actores sociales que van surgiendo en la historia de La Oroya perciben la contaminación ambiental, además busca mapear los conflictos socioambientales que se han desarrollado en ese proceso histórico y cómo se origina la naturalización de esa contaminación, la cual ha sido denominada por el autor de este artículo: la contaminación invisible.

Palabras clave: La Oroya, minería, contaminación invisible, Conflictos socioambientales.




Introducción

Siete años han transcurrido desde que Doe Run fue declara en insolvencia, paralizando parte de sus operaciones, y han sido cinco desde su paralización definitiva. Contando con la actual gestión, han sido tres los gobiernos nacionales que han tenido entre sus manos la posibilidad de dar solución a tan difícil problemática.

Aunque nuestro actual Presidente, Pedro Pablo Kuczynski, ha manifestado públicamente su intensión de resolver el problema económico generado (RPP 05/08/2016), en la práctica la situación de La Oroya sigue siendo la misma: es una de las ciudades más contaminadas del mundo (The Black Smith Institute, 2007), los niveles de plomo en la sangre de la población continúan siendo terriblemente altos[1] y la mayor parte de ellos no ve la contaminación como un problema que afecte sus vidas.

En dos artículos anteriores, se hizo mención al concepto de ‘contaminación invisible’, y las implicancias que tenía para entender el por qué la mayoría de pobladores de La Oroya no solo eran tolerantes frente a la contaminación sino que incluso la legitimaban como modo de vida. Este discurso no solo se contrapone al hecho objetivo de la contaminación ambiental, sino que además estructura el universo simbólico de sus pobladores y sobre todo legitima el accionar de la empresa Doe Run. (Burgos, 2011 y 2012).

En el presente texto intentaremos indagar en la manera que los actores sociales perciben el problema ambiental a lo largo de su historia, qué conflictos socioambientales surgieron a partir de estas y cómo se origina el discurso de la contaminación invisible.

Construcción de la fundición de La Oroya

La historia de la fundición está vinculada al surgimiento de la primera compañía transnacional que conoció el Perú: la Cerro de Pasco Copper Corporation (CPC) o La Compañía –como la conocían los campesinos de la zona y sus mismos trabajadores– se estableció en 1901 adquiriendo yacimientos y desarrollando una estrategia de expansión que la llevó a convertirse en el mayor terrateniente de la sierra central. (Kruijt y Velinga, 1983)

Su primera fundición, denominada Smelter, se ubicó en Cerro de Pasco; pero en 1919 adquiere las tierras de La Oroya (Municipalidad Distrital de La Oroya, 2012) en donde tres años después decide construir su moderno complejo metalúrgico (Kruijt y Velinga, 1983), que desde esa fecha fue el soporte económico más importante de la provincia de Yauli y la región Junín, así como el más grande del Perú (Scurrah, Lingán y Pizarro, 2008).

La Oroya pasa de ser una pequeña población a convertirse en una ciudad de 25 000 habitantes (Kruijt y Velinga, 1983), convirtiéndose en la capital de la provincia de Yauli en 1925  (Municipalidad Distrital de La Oroya, 2012) y posteriormente en una auténtica ciudad-empresa (Sulmont y Valcárcel, 1993: 226). En una época en que no existía la Ley de Ordenamiento Territorial ni planes urbanos, la única guía para el desordenado crecimiento de la ciudad parecía ser la necesidad de la CPC de tener a sus trabajadores de manera permanente en su centro de trabajo (Kruijt y Velinga, 1983).

La Oroya era una zona habitada por diversas comunidades campesinas que se dedicaban a la ganadería y la agricultura.[2] Sin embargo, según Kruijt y Velinga, en solo dos años los humos de la fundición habían contaminado los principales recursos naturales de la población como los ríos y las tierras.

“La expansión industrial en La Oroya provocó serios problemas ambientales: los tres ríos de la Sierra Central (Mantaro, Rímac y San Juan) se contaminaron, toda la tierra de los alrededores de La Oroya estaba también contaminada por los minerales liberados durante el proceso. Para 1924, las comunidades adyacentes, Huaynacanchas, Huay Huay, Huari y la haciendda Quimilla ya estaban completamente destruidas no quedaba pasto y el ganado había muerto”. (1983: 54).

Por su parte, el economista Carlos Barrios (2008) señala que en 1924 se emitieron 32,500 toneladas de gases tóxicos que al año siguiente originaron la muerte de unos 8,500 vacunos y más de 10 mil ovinos. Frente a las denuncias de los propietarios, la empresa resolvió comprar sus tierras, aunque a un valor muy bajo con el pretexto de que estaban contaminadas. Este episodio fue conocido en la historia peruana como “la cuestión de los humos” (Kruijt y Velinga, 1983: 54).

Al verse despojados de sus tierras y habiendo perdido su ganado, los campesinos terminaron replegándose hacia la periferia de La Oroya antigua (Municipalidad Distrital de La Oroya, 2012: 22) y encontraron en la fundición como único medio de subsistencia (Kapsoli y Reátegui, 1987). Años después, la explosión demográfica de la sierra terminó de transformar a La Oroya, tal como lo atestigua el Sr. Amador Pérez Mandujano:

Los mismos habitantes de La Oroya han cambiado, ya que la fundición trajo gente de todos lados, no solamente del valle del Mantaro, sino también de otras zonas, de Arequipa, de Lima, del sur, en fin, de todos sitios. Ha traído extranjeros, en La Oroya antes, usted encontraba norteamericanos, alemanes, japoneses, de todos lados y ellos traen sus costumbres nuevas, sus formas de vida […]”. (CooperAcción, 2000: 27).

En los años 50, un proletariado consolidado y tecnificado al servicio de la CPC consolida el Sindicato de Obreros Metalúrgicos de La Oroya (uno de los primeros de su tipo en el país), bajo la influencia del Partido Comunista Peruano (PCP) fundado por José Carlos Mariátegui. Este sindicato –junto a los de Casapalca, Malpaso, Cerro de Pasco, Smelter y otros– organiza el primer Congreso Minero de la Sierra Central (Federación Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos del Perú, 2012) y demanda reparaciones por el daño a las tierras agrícolas (Kruijt & Velinga, 1983).

La nacionalización de la minería y el auge del movimiento sindical

En 1973, tras la expropiación a la CPC, el gobierno militar de Juan Velasco Alvarado funda Centromin Perú y la refinería de La Oroya pasa a ser parte de sus activos. A pesar de ello, el problema ambiental se sigue agravando, sin que los involucrados reparen en ello (Scurrah, Lingán & Pizarro, 2008).[3]

En este periodo también se da un auge del movimiento sindical peruano. En 1969 se consolida la Federación Nacional de Trabajadores Mineros y Metalúrgicos del Perú (FNTMMP) –en el marco del I Congreso de Trabajadores Mineros convocado por la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), cuya sede fue La Oroya– y las luchas mineras giraban en torno a reivindicaciones laborales y salariales bajo los principios del ‘sindicalismo clasista’. (Federación Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos del Perú, 2012)

A pesar del desarrollo político y organizativo del movimiento sindical el tema ambiental en La Oroya casi no estuvo presente en las reivindicaciones de los obreros metalúrgicos de ese periodo. Prueba de ello, es que no hay documentación alguna de esa época donde se debata sobre el tema. Ya no había una preocupación, como antes, por el daño ambiental.

Probablemente, esto se deba a que la mayoría de obreros que militaban en los partidos de izquierda de la época y que estaban metidos en la organización sindical, así como sus dirigentes y cuadros políticos no eran de La Oroya. En su mayoría eran foráneos destacados a hacer trabajo de base en la zona (Comisión de la Verdad y Reconciliación, 2003). Por ello, su interés ya no se volcaba a defender los derechos de las comunidades, sino a velar por sus derechos laborales.

Por su parte, en los años 80, las mujeres mineras –que generalmente eran las esposas de los sindicalistas y no podían participar de sus asambleas debido a que no eran trabajadoras directas y al machismo imperante– organizaron los Comités de Amas de Casa, constituyéndose en otro importante actor de la zona. (Barrios, 2008: 101-102).

Ellas ponen en la agenda sindical el tema de la salud, pero orientada a la obtención de mejores servicios para los trabajadores y sus familias dentro de los campamentos y ciudades mineras. Sin embargo, tampoco abordaron directamente el tema de la contaminación ambiental, muy probablemente por la misma razón que sus esposos. 

Legislación ambiental, privatización minera y accionar de Doe Run

En un contexto de preocupación internacional por el medio ambiente, en los 90 se promulgó el Código del Medio Ambiente, se creó la Dirección General de Asuntos Ambientales (DGAA) dentro del Ministerio de Energía y Minas (MINEM) y se promulgó el Reglamento para la Protección Ambiental de las Actividades Minero-metalúrgicas.[4]

En 1991 el gobierno de Alberto Fujimori decide privatizar Centromin Perú. Para facilitar el proceso, se fracciona la empresa y la fundición de la Oroya pasa denominarse Metal Oroya. Esta situación, trajo una serie de cambios sociales y económicos a la ciudad (Flores, 2012: 12-13). En 1997 se adjudica la fundición a la transnacional norteamericana Doe Run Perú, que asume los compromisos ambientales correspondientes heredados de Centromin. Ese mismo año un grupo de ONG’s fundan el Consorcio Unión para el Desarrollo Sustentable de la Provincia de Yauli-La Oroya (UNES) que en colaboración con la DGAA y con otras instituciones realizó estudios que descubrieron los altos niveles de contaminación ambiental existentes.[5]

Por su parte, la empresa trató de evadir sus compromisos desde el inicio de sus operaciones planteando la postergación del PAMA en varias ocasiones. Para contar con una base social, estableció relaciones de clientelismo y asistencialismo con los sindicatos, las comunidades y la población urbana y rural de La Oroya (Scurrah, Lingán & Pizarro, 2008). Por este apoyo, se llegó a considerar a la empresa ‘un mal necesario’, ya que les daba lo que el Estado nunca les otorgó (Martínez & Albán, 2004).

El 2004 Doe Run consolidó su poder en la zona, al lograr el apoyo de los sindicatos y el gobierno local, gracias al discurso de que si no se ampliaba el PAMA se perderían los puestos de trabajo existentes, lo que causaría la ruina económica de la ciudad (Scurrah, Lingán & Pizarro, 2008). Así, Doe Run logró el 2006 que se amplíe el plazo de cumplimiento hasta el 2009.

Sin embargo, sucedió lo inevitable: en 2009 estalló la crisis de La Oroya. Doe Run decidió paralizar labores porque sus proveedores se negaron a dotarla de concentrados, ya que no había cancelado la deuda que tenía con ellos. Asimismo, los bancos se negaron a darle el crédito que necesitaba para cancelar lo adeudado (Flores, 2012). Además, el gobierno de Alan García decidió no renovarle la licencia a la empresa hasta que cumpliera con la ejecución del noveno PAMA. La empresa adujo no tener dinero para hacerlo.

Ese año empezaron los cuestionamientos hacia Doe Run de parte del gobierno, las ONG’s, la iglesia católica y sus mismos trabajadores por el tema ambiental y laboral. Sin embargo, Doe Run revierte la situación al pagar la mitad del sueldo a sus trabajadores, prometiendo que su apoyo garantizaría la vigencia de sus puestos de trabajo. Es así como Doe Run se presentó como la única salida para La Oroya haciendo pasar sus intereses como los de todo el pueblo. (Burgos, 2012)

Además de los sindicatos, como producto de los procesos de descentralización aparecieron nuevas organizaciones sociales como la Central de Organizaciones Sociales (COS), el Comité de Lucha Provincial (CLP) y el Frente de Defensa de La Oroya que respaldaron la posición de la empresa y que cobraron protagonismo en el conflicto.

La relación que tienen estas organizaciones con los sindicatos es tensa. Manifiestan que por el egoísmo y personalismo de los dirigentes, no hay vías de comunicación entre los sindicatos y las organizaciones de la sociedad civil en la actualidad. A pesar de ello, ambos manifiestan tener la misma posición cuando se refieren al problema de la contaminación ambiental: es invento (Burgos, 2011). Lo mismo manifiestan los pobladores y comerciantes.

Por su parte, la iglesia católica, las ONG’s y el MOSAO han perdido poder de convocatoria y son cuestionados por la mayoría de la población que minimizan el problema ambiental y apoyan la posición de la empresa (Burgos, 2011).

A manera de conclusión

En el proceso histórico de La Oroya surge una brecha entre la contaminación objetiva (producto de 90 años de los humos de la fundición sobre las tierras, animales y gente de La Oroya) y la percepción que los pobladores de La Oroya tienen de la misma. Los primeros pobladores –principalmente campesinos y trabajadores provenientes de las comunidades– afectados por la contaminación, en 1922, manejaban un discurso que cuestionaba la contaminación. Los pobladores actuales han construido una ideología que ‘invisibiliza’ la contaminación.

En la historia de La Oroya hubo pocos conflictos que hicieran alusión a la contaminación. El primero de ellos fue protagonizado por las comunidades campesinas que habitaron la zona antes de la aparición de la CPC y que querían que no se contaminen sus tierras, el otro por la primera generación de sindicalistas de La Oroya que pedían la reparación por daños ambientales a las tierras de las comunidades. Finalmente, el último fue protagonizado por las ONG’s y la iglesia católica que pedían que la empresa Doe Run cumpla con sus compromisos ambientales, quienes a su vez se vieron enfrentados al sindicato de trabajadores, las organizaciones sociales locales y Doe Run. Este fue el conflicto socioambiental más grande que tuvo La Oroya, ya que dividió a la ciudad en dos bandos, polarizando las posiciones existentes y las posible soluciones. Además, fue el de más larga duración, ya que tuvo sus antecedentes el 2004, estallando el 2008, durando hasta el 2011, año en el cual se empiezan a reanudar las operaciones del complejo metalúrgico. El resto de conflictos existentes fueron referidos a temas laborales, que fueron la prioridad del sindicato metalúrgico y las organizaciones sociales.

La contaminación invisible es una ideología que tiene sus raíces en una concepción industrialista de la naturaleza que prioriza la extracción del mineral y el enriquecimiento humano, por encima de la salud de las personas (García, 2002). En ese sentido, comparten esa concepción las empresas que han pasado por la fundición metalúrgica, los sindicatos obreros y la población que depende del complejo metalúrgico y que no tiene otro sustento de vida. Esta concepción nace con el surgimiento del complejo metalúrgico y el paso del universo simbólico campesino al proletario, con el accionar de La Compañía que contamina y destruye las tierras de los campesinos y los fuerza a proletarizarse. Se consolida en los años posteriores con un movimiento sindical que prioriza las reivindicaciones salariales y las mejoras económicas dejando de lado el tema de la salud y la calidad de vida. Y termina convirtiéndose en un discurso legitimador de la empresa Doe Run que aprovechando la poca preocupación del tema ambiental por los pobladores de La Oroya, logra poner de su lado a los sindicatos y a la población, ofreciéndoles defender su puesto de trabajo y mantener activa la ciudad.

Bibliografía

Barrios Napuri, Carlos (2008). “La minería en la sierra central del Perú”. En El desarrollo empresarial desde la perspectiva local, Carlos Barrios Napuri. Málaga: Red Académica Iberoamericana Local Global.

Burgos, Alonso (2011). “Doe Run: La contaminación invisible”., pp. 39-41.

Burgos, Alonso (2012). “Micro-hegemonía y relaciones micro-hegemónicas en el conflicto Doe Run-La Oroya”. En Patio de Sociales, Septiembre 2012. Disponible en:
http://patiodesociales.cei.org.pe/2012/09/micro-hegemonia-y-relaciones-micro.html, visitado el 28 de En Revista Ideele, n0 215agosto de 2016.

Carhuaricra, Eduardo, Max Sancho, Andrés Avelino y Miguel Palacín (1994). “Minería y medio ambiente en la zona altoandina”. En Minería y contaminación ambiental en la sierra central del Perú, Carlos Chuquimantari (editor). Lima: Labor.

Cederstav, Ana y Alberto Barandiarán (2002). La Oroya no espera. Lima: Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente-Sociedad Peruana de Derecho Ambiental.

CooperAcción (2000). Minería y comunidades. Testimonios orales y gráficos. Lima: CooperAción.

Comisión de la Verdad y Reonciliación (2003). “Informe Final. Tomo III”. Lima: Comisión de la Verdad y Reconciliación.

Dirección General de Salud (1999). “Estudio de plomo en la sangre en una población seleccionada de La Oroya”. La Oroya: Dirección General de Salud.

Doe Run Perú (2001). “Estudio de niveles de plomo en la sangre de la población en La Oroya 2000-2001”. La Oroya: Doe Run Perú.

Doe Run Perú (2014). Revista institucional Llank’ay. Trabajando, n° 5, pp. 1-5.

El Día del Pueblo (2012). “Construyendo la identidad de Yauli La Oroya a partir de la historia. (3)”. Disponible en http://eldiadelpueblo.org/Portal/index.php?option=com_content&task=view&id=134&Itemid=1, visitado el 31 de octubre del 2012.

Federación Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos  del Perú (2008). “Historia”. Disponible en http://www.fntmmsp.org/historia, visitado el 31 de octubre de 2012.

Flores Galindo, Alberto (1993) “Los mineros de Cerro de Pasco, 1900-1930”. En Obras Completas. Tomo I. Lima: Fundación Andina-SUR, Casa de Estudios del Socialismo.

Flores Suárez, Geraldo (2012). “Actores y procesos sociales en La Oroya (1999-2009): un análisis de los discursos de la empresa Doe Run Perú, de sus trabajadores y de dos medios de comunicación escrita”. Tesis para optar el grado de Magíster en Lingüística con mención en Estudios Andinos. Pontificia Universidad Católica del Perú.

García, Adelina (2002). “Los montes públicos y la cris de la minería del carbón en el Bierzo alto”. En Los últimos mineros. Un estudio antropológico sobre la minería en España. García, José Luis, Miguel María López, María José Devillard, Javier Escalera, Adelina García y Nieves Herrero. Madrid: Centro de Investigaciones Sociológicas.

Kapsoli, Wilfredo y Wilson Reátegui (1987). El campesinado peruano: 1919-1930. Lima: Editorial San Marcos.

Kruijt, Dirk y Mennno Velinga (1983). Estado, clase obrera y empresa transnacional. El caso de la minería peruana 1900-1980. México: Siglo XXI.

Martínez, Melinda y Wendy Albán (2004). “Discurso y realidad del desarrollo sostenible en comunidades campesinas influenciadas por la actividad minero-metalúrgica. Casos Yauli y Paccha”. Tesis para optar el grado de licenciatura. Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Mayer, Dora (1980). La conducta de la Compañía Minera del Cerro de Pasco. Lima: Labor.

Municipalidad Distrital de La Oroya (2012). “Plan de Desarrollo Concertado del distrito de La Oroya 2012-2021”. Municipalidad Distrital de La Oroya.

RPP (2016). “PPK sobre Doe Run: La Oroya puede arreglarse y crear más empleo”. En: RPP 05 de agosto del 2016. Disponible en: http://rpp.pe/economia/economia/ppk-sobre-doe-run-la-oroya-puede-arreglarse-y-crear-mas-empleo-noticia-984905

Scurrah, Martin, Jeannet Lingan y Rosa Pizarro (2008). “El caso de La Oroya”. En: Defendiendo derechos y promoviendo cambios. El Estado, las empresas extractivas y las comunidades locales en el Perú, Martin Scurrah (editor). Lima: IEP, OXFAM.

Sulmont, Dennis y Marcel Valcárcel (1993). Vetas de futuro. Educación y cultura en las minas del Perú. Lima: PUCP.

The Black Smith Institute (2007). The world’s worst polluted places. The top ten of the dirty thirty. New York: The Black Smith Institute.

Universidad de St. Louis de Missouri (2005). Estudio sobre la contaminación ambiental en los hogares de La Oroya y Concepción y sus efectos en la salud de sus residentes. Informe de primeros resultados biológicos. Missouri: Universidad de St Louis de Missouri.





[1] La Dirección General de Salud de La Oroya (DIGESA) (1999) indicaba que el 99.1% de los niños de esa ciudad tenían 33.6 ug/dl (microgramos por decilitro) de plomo en la sangre, sobrepasando los límites máximos permisibles que la Organización Mundial de la salud (OMS) establece para los niños, que son 10 ug/dl. Los estudios elaborados por la empresa Doe Run (actual administradora del complejo metalúrgico) (2001) y por Cederstav y Barandiarán (2002) llegaron a resultados similares a los de la DIGESA, además de agregar algunos datos sobre calidad de aire, emisiones atmosféricas y efluentes líquidos. La Universidad de St Louis de Misoouri (2005) expuso como resultados que la población de 6 meses a 6 años y de 7 a 12 años era la más afectada, llegando a tener entre 20-44 ug/dl. La población adulta llegaba a tener niveles por encima de los 45 ug/dl.
[2] Estas eran La Oroya antigua, Santa Rosa de Sacco, Paccha y Yauli. Las comunidades colindantes eran Suitucancha, Huay Huay, Huari, Huaynacanchas (en la actualidad tienen la categoría política de comunidades y distritos de la provincia de Yauli).
[3] Como señala Carhuaricra basándose en los estudios del investigador Manuel Vizcarra: “El año 1970 (sic), estudios sobre los efectos ambientales ocasionados por la Fundición de La Oroya, evidenciaron que los gases SO2 afectaban la vegetación en un área estimada de 30,200 Has. En 1975 se constató que los gases de combustión liberados a través de una chimenea de 158.50 m. de altura, ubicada a una altitud de 4,066 msm, deterioraron 4,000 Has. agrícolas de los valles vecinos y 17,000 Has. de pastos naturales. Estos daños eran causados por la emisión de dióxido de azufre, plomo y arsénico, cuyos indicadores más evidentes eran la aparición de especies indeseables de pastos con alto índice de toxicidad, que no solo afectaban al ganado que lo consume, sino también al organismo humano, a través del consumo de carnes y otros productos […]”. (1994: 60).
[4] Se instauraron tres herramientas para fiscalizar la gestión ambiental: i) Los Programas de Adecuación y Manejo Ambiental (PAMA), ii) los Estudios de Impacto Ambiental (EIA) y iii) las Auditorías Ambientales (AA). A esto se suma en 1996 el establecimiento de los Límites Máximos Permisibles (LMP) para emisiones atmosféricas y efluentes líquidos para la actividad minero-metalúrgica. La empresa Centromin elabora los lineamientos de su PAMA (Scurrah, Lingán & Pizarro, 2008).
[5] UNES impulsó la creación del Movimiento por la Salud de la Oroya (MOSAO), que se convirtió en el principal defensor del medio ambiente y opositor de la empresa, estableciéndose una tensa y conflictiva relación entre ambos actores, que intentaron ganar aliados entre la población, las organizaciones sociales, la iglesia, las instituciones estatales y no gubernamentales (Scurrah, Lingán & Pizarro, 2008: 88-89).



Alonso Burgos Cisneros. es Licenciado en Antropología por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y Magister en Estudios Socioambientales por Flacso-Ecuador. Actualmente se desempeña como Investigador Asociado en el Instituto de Estudios Políticos Andinos y como consultor en temas socioambientales.

You Might Also Like

0 comentarios

Noticias en Facebook

Compilación reciente