Escuela burocrática, escuela comunitaria y escuela combi / Diego Quiñonez Oré

22:13:00

Ver PDF

Resumen

El propósito del presente trabajo es mostrar un estudio preliminar en antropología de la educación, realizado en un tipo escuela denominada escuela combi. Su objetivo es dilucidar aquella relación social principal que configura a las demás y por qué las escuelas combis serían tan populares. Para ello, antes de explorar, es necesario tratar cómo ha sido tomada la escuela como objeto de estudio dentro de las ciencias sociales y considerar si alguna de sus definiciones se encuentra vigente.

 Palabras clave: escuela comunitaria, escuela burocrática, capital cultural incorporado, escuela combi, escuela liberal.


Introducción

Desde el año de 1995, mediante la ley N° 26549 se autoriza la creación de los colegios privados en el Perú de manera más flexible. Estos colegios han crecido de manera exponencial entre los últimos 15 a 20 años. Según cifras del INEI, hasta el año 2012 existían 512,000 estudiantes de entre 12 y 16 años en secundaria, con matrícula escolar dentro del sector privado.

Esta última cifra también incluye escuelas privadas que presentan serias deficiencias, a las que denominaremos “escuelas combi” (utilizando un término similar al aplicado para las universidades particulares que poseen las mismas características). Estas escuelas, que no solo existen en la periferia de la ciudad, han sido denunciadas en varios informes periodísticos por malas prácticas educativas (violencia escolar entre docentes, alumnos, deficiente material pedagógico, etc.), precariedad en su infraestructura, cobros excesivos, entre otros problemas.[1]

El presente artículo busca explorar que hay dentro del funcionamiento de estas escuelas que las hace cada vez más solicitadas y numerosas en el país en general y en Lima de manera más específica. Para ello, es necesario revisar cómo ha sido tomada la escuela como objeto de estudio dentro de las ciencias sociales. Luego, se presentará una hipótesis que busca explicar por qué estas escuelas resultan ser tan convenientes para los padres de familia cuando se trata de buscar algún centro educativo privado para sus hijos. El contenido de la hipótesis implica una serie de acciones que terminan configurando las relaciones sociales dentro de la escuela.

El trabajo se sustenta en un estudio realizado durante cinco meses en un colegio particular de Lima. Como parte del estudio, el autor se desenvolvió como docente en el nivel de educación secundaria, posibilitando una mayor cercanía al objeto de estudio y obteniendo como resultado una serie de datos fundamentales así como entrevistas, historias de vida de los estudiantes y familiares, entre muchos más que ayudaran a una comprensión amplia del tema.

La escuela como objeto de estudio

Sobre la escuela se ha escrito mucho. Desde sus inicios, las ciencias sociales la han adoptado como uno de sus objetos de reflexión, tal como se puede apreciar en algunos estudios de Max Weber[2]. Sin embargo, desde la publicación de La Reproducción de Pierre Bourdieu (1996), la escuela ha sido considerada como un espacio de violencia simbólica. Esto se evidencia en posteriores publicaciones sobre sociología de la educación, como La escuela como un performance ritual publicado en 1995 por Mc Laren y H. Giroux, o Antropología simbólica y acción educativa publicada en el año 1996 por Joan-Carles Mèlich. En este último caso, el autor utiliza el arquetipo de Chivo Expiatorio del antropólogo francés Rene Girard[3] aplicado a las representaciones de la “vida cultural”.

Esto nos indica que fuera de un análisis de la antropología simbólica (Mc Laren) o fuera de una relectura de Freud (Melich-Girard) es difícil encontrar alguna respuesta sobre cómo se configuran las relaciones sociales en la escuela pública, y aún más en la escuela privada.

Sin embargo, desde la década de los años 90 en adelante se han publicado una serie de artículos sobre antropología de la educación en la revista EDUCACIÓN de la Pontificia Universidad Católica del Perú, donde autores como Irma Encinas, José Sanchez Paredes, Jorge Capella y Patricia Ames no dejaron de lado a la escuela como objeto de análisis. Así mismo, desde el 2010, la Universidad de Buenos Aires viene publicando entrevistas, investigaciones, etc. sobre antropología de la educación en su boletín llamado Antropología y Educación, donde se encuentran artículos sobre el desenvolvimiento de esta área.

A pesar de estos diversos e interesantes estudios, algo que no se ha analizado durante los últimos años es el asunto de las escuelas privadas en Lima. Las últimas tesis sobre educación inicial, primaria y/o secundaria en el país, han venido trabajando temas propios de la pedagogía, como aprendizaje, uso de TICS y didáctica para la enseñanza. En específico, se ha dejado de lado aquellas escuelas privadas que carecen de una estructura arquitectónica adecuada para el funcionamiento de una escuela como bibliotecas, campo deportivo, entre otras; las cuales denominamos “escuela combi”.

La escuela burocrática y la escuela comunitaria

De acuerdo con Carmen Díaz Bazo (2005)[4] a través de la historia de las ciencias sociales, la escuela ha sido entendida principalmente desde dos enfoques: el funcionalismo y el interaccionismo.

El funcionalismo considera a la escuela como una organización burocrática partiendo de dos teorías: La teoría mecanicista o burocrática (Weber, Winslow, Fayol), y la teoría de satisfacción de necesidad psicosociales (Mayo). La segunda desde la teoría de la contingencia (Mintzberg). Cada teoría que corresponde al enfoque funcionalista según Díaz (2005) tiene características particulares pero cumplen con cuatro imperativos funcionales: adaptación, consecución de objetivos, integración y mantenimiento de pautas.  En términos textuales según Díaz (2005):

El análisis de la escuela según el enfoque burocrático la plantea como un conjunto rígidamente constituido, con roles, normas y significados, que tiene vida propia y que cumple las funciones de socialización y selección social. La escuela es un espacio que debe estar presidido por la racionalidad y la eficiencia y donde el orden es natural a la organización (p. 45).

Sin embargo, esta autora menciona en el artículo que esta postura fue criticada desde los años 70 con fundamento en estudios de campo realizados en diversas escuelas norteamericanas y europeas. Así, según Diaz (2005) explica que en 1976 K. Weick propone el modelo loosely coupled system donde tanto el profesor como el alumno gozan de cierta autonomía al margen de las normas y roles que rigen el comportamiento dentro del centro educativo. Esta postura es reforzada con los estudios de Bonami y Mintzberg donde el primero realiza un estudio en una escuela belga bajo el enfoque teórico del segundo. Estos estudios fueron publicado en la década de los años 80 y 90´s. Ambos consideran que la escuela posee una lógica profesional y burocrática.

Por otra parte, la postura interaccionista e interpretativa –basada en las investigaciones de W. Waller (de 1920 en adelante)– asume la escuela como comunidad. Pero ¿Qué significa esto? Según Diaz (2005), entre otras características, Waller considera a la escuela como aquella que “tiene una estructura determinada por las interacciones sociales e influenciada por los procesos de interacción” (p.49), la escuela considerada como “small society”.

Sergiovanni y Strike que desde los años 90 proponen cambiar la “metáfora” de escuela burocrática (organización) por el de escuela como comunidad. Sergiovanni usa el término comunidad proveniente del concepto gemeinschaft de Tönies.[5]

Una Escuela Combi en Pueblo Libre

Para no quedar solo en un repaso bibliográfico sobre el tema, se revisará brevemente las principales características encontradas en el estudio realizado, de modo tal que pueda hacernos comprender con mayor claridad este asunto de manera preliminar.

El colegio donde se realiza la investigación es uno de los tantos colegios particulares “pequeños periféricos”[6]. Se ubica en la zona número cinco del distrito de Pueblo Libre (esto es la zona central del distrito según su mapa territorial), donde también se ecuentra uno de los siete colegios de renombre que hay en el distrito. Este colegio es uno de los más pequeños del distrito, con una población estudiantil aproximada de 80 estudiantes en los niveles de primaria y secundaria. El objeto de estudio de la presente investigación son los 43 estudiantes que comprenden desde el segundo grado hasta el quinto grado de educación secundaria.

El 75% de la población estudiantil reside en Pueblo Libre (considerado un distrito de clase media). Usualmente los estudiantes nuevos de quinto año de educación secundaria fueron trasladados de otros centros educativos por motivos de mala conducta y/o bajo rendimiento, por lo que son muy recurrentes los problemas de disciplina. De acuerdo a las entrevistas realizadas a los profesores, este tipo de estudiantes resultan ser muy influyentes. Por lo tanto, terminan siendo participes de los principales altercados que puedan ocasionarse.

El centro educativo tiene aproximadamente diez años de funcionamiento, pero su infraestructura es deplorable porque la mayor parte de sus aulas no están construidas con material noble. En su lugar, se usaron planchas de yeso y calamina en el techo con excepción de las aulas de quinto grado de educación secundaria, primer y segundo grado de educación primaria.

El área de educación secundaria cuenta con 11 profesores, de los cuales solo 4 estudiaron la carrera de Educación. Así mismo, muchos de ellos también enseñan en el nivel primario. En el área administrativa el colegio cuenta con un director (quien es también el profesor de Ciencias Sociales y tutor del quinto año de secundaria), un administrador (dueño del colegio o “promotor”, como se le conoce) y una psicóloga (la cual visita muy pocas veces el centro educativo durante la semana, alrededor de una visita semanal aproximadamente).

Este centro educativo ofrece costos de matrícula no muy elevados a comparación de otros centros educativos. El precio de la mensualidad oscila entre los 200 a 280 nuevos soles

¿Por qué son tan populares las escuelas combi?

Luego de conocer de manera breve características fundamentales de la escuela estudiada, cabe preguntarnos ¿Por qué estos “colegios combi” son tan populares? (¿Por qué el colegio de donde se obtiene la referencia empírica es tan popular?) Estos colegios facilitan al padre de familia dos cosas fundamentalmente: La primera es la posibilidad de que el alumno indisciplinado de un colegio grande sea aceptado sin ningún problema. La segunda, la disciplina en términos de hábitos de estudio, carga de tareas, es casi mínima. Pero estas cosas fundamentales giran en torno a la siguiente propuesta: existe una relación contractual establecida en el colegio donde el alumno no es un escolar en términos formales, sino un cliente. Y esto es claramente reconocido por ellos mismos. Alrededor de esta relación se configuran las demás.

Si bien es cierto, la idea de situar al alumno como cliente y a los padres como consumidores no es nueva. Según Diaz (2005) esto es característico de la escuela de tipo liberal, la cual ha configurado estas relaciones contractuales. Esto es lo que la autora enfatiza luego de una lectura sobre el debate norteamericano en materia pedagógica sobre los modelos posibles de escuela liberal y escuela comunitaria que interpreta de los estudios de Cortina[7] y Strike. Sin embargo, posteriormente la autora reflexiona sobre este debate desde un enfoque ético. Para comprender mejor esta situación planteo algunos puntos importantes a continuación.

En una encuesta realizada a los estudiantes desde el segundo grado hasta el quinto grado de educación secundaria ellos manifestaron que tenían claro que no solo eran alumnos de la institución sino también clientes, e incluso el 49% de los estudiantes están muy satisfechos con el servicio que brinda el colegio a pesar de las deficiencias en infraestructura que posee. Sin embargo, el 69% de los estudiantes consideran que el centro educativo debe mejorar en la infraestructura. Dentro de la experiencia etnográfica obtenida y luego de una serie de conversaciones con los alumnos sobre este tema ellos mencionan que esta escuela es muy flexible en términos de disciplina.


De acuerdo la verificación empírica en la escuela particular revela que la relación alumno-autoridad escolar basada en una relación cliente-autoridad normalizada, está desarrollando hábitos en el alumnado donde ellos (los agentes) reconocen que son clientes y como clientes ellos no asumen criterios de disciplina, responsabilidad que son los deberes comunes durante la escolaridad. Entonces, al parecer queda claro que dentro de estos centros educativos el alumno es considerado un cliente.

Alumno como cliente dentro del capital cultural incorporado

Los estudios en antropología de la educación se han visto muy influenciados desde la década de los años 80 por la corriente etnometodológica de la disciplina, esto en términos del estudio de la escuela en la ciudad. Sin embargo, en el caso de lo rural hay una orientación hacia estudiar la escuela desde la corriente de la subalternidad.[8]

Desde la teoría de Pierre Bourdieu, cada espacio social es un lugar donde se maneja una lógica de acciones de medios para fines y reglas de juego (un campo), en el que existirá un habitus. Pero, ¿Qué sucede en el caso de los estudiantes de una escuela combi? ¿Qué lógica de habitus se sigue en este tipo de escuela?

Bourdieu y Passeron (1996), al escribir sobre la reproducción de las relaciones sociales dentro de un espacio determinado, asumen que la escuela reproduce los criterios de las clases dominantes ocultando tras los contenidos escolares las realidades sociales de desigualdad de la que provienen los estudiantes.

Sin embargo, algo que se debe enfatizar es que al matricular a su hijo en una escuela combi, el padre asume la relación contractual de escuela como proveedor y él como consumidor, siendo el alumno un cliente. El asunto que Pierre Bourdieu trabaja en su libro Poder, Derecho y Clases Sociales sobre los tipos de capital cultural no dista de lo que trato de explicar en esta investigación.

En primer lugar, relación alumno-autoridad en el colegio (cliente-autoridad en el colegio) efectuada no depende exclusivamente de los estudiantes “en el colegio” mismo sino de aquella distancia de “interiorización” entre el capital cultural adquirido en la escuela y el capital cultural adquirido en casa. Esto corresponde en términos técnicos a lo que Bourdieu llama Capital cultural incorporado.[9]

El capital cultural incorporado que es transmitido en el hogar contiene la relación alumno-autoridad en el colegio que es en realidad una relación cliente-autoridad.  Así, propongo que las demás relaciones sociales en la escuela giran en torno a la relación cliente-autoridad que está contenida en el “capital cultural incorporado” que traen de casa, donde la escuela solo es el espacio donde el estudiante expresa dicho capital.

Por lo tanto, una escuela donde el alumno es tomado más como cliente que como escolar, traerá consigo un comportamiento por parte del alumno de disciplina flexible, evidenciado en el desacato a la autoridad (tutor, profesor, director, administrador, etc). Estas actitudes son corroboradas luego de un análisis a las entrevistas realizadas a padres de familia que asistieron a la escuela por motivos de indisciplina en la escuela por parte de sus hijos.

Conclusión

A manera de conclusión, un capital cultural incorporado donde el escolar es un cliente podría traer consigo la configuración de relaciones sociales conflictivas, porque el alumno no es solo un sujeto de aprendizaje, sino también un cliente. Como cliente en el centro educativo, este estudiante podría considerar que las prácticas pacíficas y deberes académicos (por ejemplo, cumplimiento de tareas) no son imperativos, sino opciones. Por ejemplo, ante una situación de conflicto (violencia hacia otro alumno o profesor) el estudiante podría no tener el menor reparo en argumentar que es un cliente y como tal no puede ser separado del colegio, porque este necesita el dinero que su familia paga por el servicio educativo.

Así, las prácticas educativas correspondientes al desarrollo de hábitos de estudio, disciplina escolar, etc., resultan dependientes de este capital cultural incorporado, donde el escolar es considerado como cliente. Considerado todo esto en el marco del funcionamiento de las escuelas combi que siguen apareciendo dentro de la capital, a pesar de sufrir una serie de deficiencias en infraestructura, calidad docente y otros aspectos relevantes.

Una comprensión sobre este capital cultural incorporado permite la apertura hacia un nuevo campo de estudio en la Antropología de la Educación, donde esta relación cliente-autoridad necesita ser estudiado con mayor énfasis y rigurosidad. Espero que en próximas investigaciones en antropología, sociología, pedagogía y otras ramas de las Ciencias Sociales este asunto sea tomado en cuenta, pues el presente ha sido solo un pequeño estudio preliminar.


Bibliografía

ÁLVARO, Daniel. “Los conceptos de comunidad y sociedad de Tönnies”. En Papeles del CEIC (Universidad de Buenos Aires - Université de Paris). Volumen 1, Número 52, 2010, pp.1-24 [Consultado el 1 de agosto de 2014]. ISSN 1695-6494. Disponible en: <http://www.identidadcolectiva.es/pdf/52.pdf >

AMES, Patricia. “Experiencias relevantes en educación orientada al desarrollo rural alternativo en el Perú”. En La Nueva Ruralidad: Desafíos y propuestas. Lima: Ayuda en Acción [Consultado 1 de agosto de 2014]. Disponible en: <http://bvirtual.proeibandes.org/bvirtual/docs/expeduru.pdf>

BOURDIEU, Pierre. Poder, Derecho y Clases Sociales. Bilbao: Editorial Desclée de Brouwer, 2001. ISBN 84-330-1495-1.

BOURDIEU, Pierre y Jean Claude PASSERON. La reproducción. Elementos para una Teoría del Sistema de Enseñanza. Madrid: Editorial Popular, 1996. ISBN 968-476-249-6.

CAÍSSO, Lucía. “¡No sé nada sobre educación popular¡ o acerca del itinerario de una categoría en una investigación etnográfica”. En Boletín Antropología y Educación. Año 4, Número 6, 2013, pp. 7-11 [Consultado el 1 de agosto de 2014]. ISSN 1853-6549. Disponible en

CAPELLA, Jorge. “Educabilidad y problemas de aprendizaje”. En Educación (Pontificia Universidad Católica del Perú). Volumen 2, Número 4, 1993, pp.111-125 [Consultado el 1 de agosto de 2014]. ISSN 1853-6549. Disponible en < http://revistas.pucp.edu.pe/index.php/educacion/article/view/4444>

CARVALHEIRO, Rejane. “O sentimento de escanfandro: um olhar sobre a docência no ensino superior”. En Boletín Antropología y Educación. Año 4, Número 4, 2012, pp.25-32 [Consultado el 1 de agosto de 2014]. ISSN 1853-6549. Disponible en

CERLETTI, Laura. “Antropología y Educación: enfoques, aportes y trayectoria de     investigación. Entrevista con Bradley A. U. Levinson”. En Boletín Antropología y Educación (Universidad de Buenos Aires). Año 2, Número 3, 2011, pp.47-51 [Consultado el 1 de agosto de 2014]. ISSN 1853-6549. Disponible en

“Clausuran colegios por inseguros”. En La Primera, 19 de febrero de 2013 [Consultado 1 de agosto de 2014]. Disponible en

DIAZ, Carmen. “La organización escolar: ¿Burocracia o comunidad? Reflexiones desde una mirada ética”. En Educación.Volumen 14, Número 26, 2005, pp. 43-58 [Consultado el 1 de agosto de 2014]. ISSN 1853-6549. Disponible en

ENCINAS, Irma. “Un modelo etnográfico en la investigación educativa”. En Educación. Volumen 3, Número 5, 1994, pp. 43-57 [Consultado el 1 de agosto de 2014]. ISSN 1853-6549. Disponible en

GARCÍA, Mariana y Marcela BILINKINS. “Antropología, educación y género en la capacitación docente”. En Boletín Antropología y Educación. Año 4, Número 6, 2013, pp. 13-18 [Consultado 1 de agosto de 2014]. ISSN 1853-6549. Disponible en

HETCH, Carolina. “Antropología y Educación en México. Entrevista con José Luis Ramos”. En Boletín Antropología y Educación. Año 4, Número 6, 2013, pp.45-49[Consultado 1 de agosto de 2014]. ISSN 1853-6549. Disponible en:

“Indecopi recibió unas 300 denuncias de cobros indebidos en colegios privados”. En Perú 21. Miércoles 26 de febrero de 2014 [Consultado el 1 de agosto de 2014] Disponible en <http://peru21.pe/actualidad/indecopi-recibio-300-denuncias-cobros-indebidos-colegios-privados-2171833>

McLAREN, P. y H. GIROUX. La escuela como un performance ritual: Hacia una política de los símbolos y los gestos educativos. Madrid: Siglo XXI, 1995. ISBN 968-23-1991-9.

MÈLICH, Joan-Carles.  Antropología simbólica y acción educativa. Barcelona: Paidos Editores, 1996. ISBN 84-493-0252-8.

MORADO, Mara. “Hacia una mirada etnográfica de las interacciones comunicativas escolares”. En Boletín Antropología y Educación (Universidad de Buenos Aires).Año 3, Número 4, 2012, pp. 13-23 [Consultado el 1 de agosto de 2014]. ISSN 1853-6549. Disponible en

MUNICIPALIDAD DE PUEBLO LIBRE.  Plano del Distrito de Pueblo Libre. Lima, 2014 [Consultado el 1 de agosto de 2014].  Disponible en

PADAWER, Ana. “El trabajo de campo antropológico y el concepto de cultura. Entrevista con Renato Rosaldo”. En Boletín de Antropología y Educación. Año 1, número 2, 2011 [Consultado el 1 de agosto de 2014]. ISSN 1853-6549. Disponible en

SANCHEZ, José. “La Antropología y la formación de profesores en el Perú”. En Educación (Pontificia Universidad Católica del Perú). Volumen 3, Número15, 1999, pp.151-160 [Consultado el 1 de agosto de 2014]. ISSN 2304-4322. Disponible en


Referencias audiovisuales

“Cobros indebidos en colegios pueden ser denunciados en Indecopi” [Nota]. Radio Programas del Perú, Lima 13 de enero de 2014 [Consultado el 1 de agosto de 2014]. Disponible en <http://www.rpp.com.pe/2014-01-13-cobros-indebidos-en-colegios-pueden-ser-denunciados-en-indecopi-noticia_661585.html>

“Indecopi supervisa a 143 colegios particulares” [Nota]. En El Comercio, 24 de febrero de 2014, viernes 24 de enero de 2014 [Consultado el 1 de agosto de 2014]. Disponible en <http://elcomercio.pe/lima/ciudad/indecopi-supervisa-143-colegios-particulares-noticia-1704859 >

“Padres de familia denuncian abusos y cobros excesivos en colegios limeños” [Nota]. Panamericana Televisión, lunes 23 de enero de 2014 [Consultado el 1 de agosto de 2014]. Disponible en

“Por inseguros clausuran colegios privados en san Martin de Porres” [Nota]. Frecuencia Latina, 31 de enero de 2013 [Consultado el 1 de agosto de 2014]. Disponible en

“Textos escolares llenos de errores fueron vendidos en colegios privados” [Nota]. En El Comercio, 12 de mayo de 2013 [Consultado el 8 de agosto de 2014]. Disponible en



Diego Quiñonez Oré. Estudiante de Antropología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Ha escrito ensayos sobre antropología de la Religión, difundidos a través del blog Praktopia (conformado por estudiantes de Antropología de la misma universidad). Su correo electrónico de contacto es: diegoaqo@gmail.com.



[1] Véase en las referencias audiovisuales de este documento algunos ejemplos.
[2]  De acuerdo con los tipos de dominación explicados en Economía y sociedad se configuraban distintos tipos de educación correspondiente. Todo esto debe ser considerado también dentro del ámbito de la formación de las ciudades desde la óptica Weberiana. Un interesante análisis puede encontrarse en el artículo de Eduardo Terrén (1996).
[3] La postura teórica de Rene Girard producto de una relectura de Freud es distinta a la posición de Lacan para explicar mecanismos de control social. Para ello véase en la bibliografía el libro del autor llamado El Chivo Expiatorio.
[4] Actualmente es profesora principal en la facultad de Educación de la PUCP. Véase el documento ubicado en la bibliografía para una mayor comprensión del tema.
[5] Tönnie fue uno de los fundadores junto con Weber, Simmel, Sombart de la Sociedad Alemana de Sociología, la cual presidió entre 1922 y 1933. Cabe mencionar que Tönnie parte del concepto de comunidad acompañado de una influencia evolucionista. Influencia evolucionista de Lewis H. Morgan. Esto desde el campo etnográfico o antropológico. Sobre esto véase Los conceptos de comunidad y sociedad de Tönnie en la bibliografía.
[6] Se ha escogido esta denominación porque se encuentra en los alrededores de una serie de grandes colegios que destacan por su buena infraestructura y prestigio en Pueblo Libre.
[7] Adela Cortina es una filósofa española especialista en temas de ética y filosofía política. Dentro de sus publicaciones más conocidas se encuentran: Ciudadanos del mundo: hacia una teoría de la ciudadanía y La ética empresarial. Actualmente es catedrática en la Universidad de Valencia y escribe para el diario español El País.
[8] Si se desea mayores referencias sobre este tema. La Universidad de Buenos Aires desde el año 2010 a través del Instituto de Ciencias Antropológicas viene publicando una serie de artículos y entrevistas sobre el tema en el boletín electrónico Antropología y Educación. Específicamente el primer número y los cuatro últimos.
[9] Para una mayor comprensión del término y su procedencia véase el libro de Poder, Derecho y Clases Sociales.

You Might Also Like

0 comentarios

Noticias en Facebook

Compilación reciente