Apuntes de Responsabilidad Social Empresarial en el Perú / Luis Chávez

19:45:00

Introducción

Hacer negocios en el Perú implica manejar toda una metodología de convivencia con la sociedad civil para evitar que se produzcan situaciones conflictivas y para obtener la mayor eficiencia posible. Si bien las empresas tienen un carácter evidentemente lucrativo, la relación con el entorno en el cual desarrolla sus actividades debe gozar de un clima de tranquilidad para que las inversiones realizadas generen riqueza y permitan el fortalecimiento institucional de la misma. En abril del 2011 existían 233 conflictos sociales y en el mes pasado la cifra casi se mantenía igual con 229 conflictos sociales en el Perú, muchos de ellos producto de promesas gubernamentales incumplidas, malas gestiones ediles o responsabilidades no asumidas por empresas privadas. [1]

¿Es éste un entorno propicio para las inversiones?, ¿a qué se debe que muchos de estos conflictos sean producto de protestas contra empresas privadas?, ¿qué están haciendo estas empresas desde su posición para revertir esta dramática situación? La respuesta se resume en una sola cuestión, están apoyándose en un concepto que en un poco más de una década ha venido ganando terreno entre los despachos gerenciales: la Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Cada vez más empresas aplican este concepto a sabiendas que deberán desarrollar una serie de actividades que en teoría beneficiarán al entorno en general, es decir, al medio ambiente, a la población aledaña, a los empleados y a sí mismas.

Para entender en qué consiste este concepto lo definiremos, brindaremos algunos alcances de su aplicación y citaremos algunos ejemplos de estas iniciativas que han cosechado éxitos en el Perú.

La Responsabilidad Social Empresarial:

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es definida como la contribución al mejoramiento de la sociedad por parte de las empresas que implica una gestión ética del negocio con inversiones a mediano y largo plazo y que sirven de complemento al desarrollo sostenible de ésta.[2]Implica un compromiso continuo en el mejoramiento de la calidad de vida de sus empleados, de sus familias, de la comunidad local y de la sociedad en general. Es entendida también como el conjunto de acciones que toman las empresas para que sus actividades tengan repercusiones positivas en la sociedad y a la vez que refuercen los valores y principios en los que se rigen.

La Responsabilidad Social Empresarial implica un compromiso legal y ético. Legal porque debe cumplir las leyes y ético porque los límites de esta contribución de las empresas no son de carácter obligatorio, es por eso que del cumplimiento de sus ofrecimientos depende mucho la credibilidad y el prestigio de la misma ante el público receptor de los beneficios incumplidos y ante sus clientes en general si tiene repercusiones mediáticas. Hablamos de una ética de la responsabilidad frente a los diferentes grupos de interés o stakeholders (clientes, empleados, proveedores, propietarios o accionistas y sociedad). Esto se debe a que la empresa diariamente toma decisiones que afectan de alguna manera los intereses de estos, es por eso que deben ser tomados en cuenta en el preciso momento de la toma de decisiones de forma satisfactoria para todos y de la manera más prudente posible.[3]

Las empresas deben generar un marco de confianza para que la sociedad en su conjunto se desarrolle en todos sus aspectos. Hay que tener en cuenta que este marco de confianza debe convertirse en un elemento básico para que éstas aumenten y sostengan su competitividad. Por ejemplo, la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) presentó un código de conducta suscrito por empresas consideradas de mediana y gran minería en el año 2003 que abarcaba ocho rubros sobre temas como salud, seguridad laboral, transparencia, equidad, diálogo, respeto a la diversidad de etnias y la protección y conservación del ambiente. Paradójicamente este sigue siendo uno de los sectores más cuestionados a pesar de ubicarse, según un reciente estudio de Centrum Católica y Perú 2021, en el primer y segundo puesto en RSE de un total de doce.[4] Es muy posible que las empresas comprendidas en este sector deban tener en cuenta que la RSE debe girar en torno a una mayor interdependencia, a la necesidad de recuperar y aumentar la confianza, a la potenciación de la competitividad y de su desarrollo ético, acorde a las expectativas depositadas por la sociedad en éstas.

Hay que separar la paja del trigo y aclarar que la RSE no es lo mismo que los difundidos conceptos de filantropía empresarial o de la inversión social. La RSE busca obtener beneficios para sus grupos de interés (stakeholders) para obtener mejoras para ellos en un mediano o largo plazo. Los principales beneficios de aplicar RSE son la mejora de la imagen institucional de la empresa, el incremento de sus utilidades, una mejora en el rendimiento financiero y la reducción de los costos operativos. Esta receta es ideal si se aplica en países como el Perú que buscan insertarse entre las principales economías de la región.[5]

En esa misma línea existen motivaciones que impulsan a que cada vez más empresas se sumen a practicar la RSE. Una se produce porque las empresas que tienen en cuenta el manejo del medio ambiente y las prácticas sociales generan más valor para sus accionistas, es decir, el mercado las está valorando más que a las que no practican la RSE. Otra motivación proviene de parte de los consumidores, quienes ven con buenos ojos a las empresas que demuestran interés en aportar en el desarrollo de determinados temas sociales y como “malos” a aquellas cuyo comportamiento dañino ha producido algún efecto negativo en la sociedad, en el medio ambiente o en la salud, siendo el castigo, no favorecerla con su decisión de compra. Lo tercero es que mejora la productividad de los trabajadores, creando las condiciones adecuadas para que la empresa marche por el buen andar tanto interna como externamente en sus relaciones; y por último, un comportamiento social favorable permite a las empresas demandar “precios Premium” y convertirse en sujetos de crédito atractivas para las entidades del sistema financiero.[6] Con todo este paquete motivacional resulta tentativo aplicar esta nueva concepción de la RSE.

Después de analizar las motivaciones veamos ahora lo que plantean algunos autores sobre las razones por las cuáles las empresas deben asumir la RSE. En primer lugar se menciona que hay razones de justicia, en el sentido de que los stakeholders o grupos de interés (empleados, clientes, proveedores, accionistas y sociedad en general) no deben ser instrumentalizados, es decir deben ser tratados de forma digna procurando el bienestar de todos y de cada uno de los involucrados; en segundo lugar habría razones de prudencia, ya que es mejor para una empresa realizar sus actividades en un entorno sin conflictos, donde prime la cooperación y se respeten las normas básicas del mercado; y por último, en tercer lugar están las razones de eficiencia, las cuales tienen que ver con los beneficios económicos y la buena imagen que acarreará en el público la aplicación de la RSE.[7]

Pero, ¿cómo convencer a las empresas o más precisamente a los empresarios que el aplicar la RSE les será beneficioso en el mediano o largo plazo? Lo ilustraré con un ejemplo. El Grupo Apoyo a través del Instituto Apoyo (organización sin fines de lucro) llevó a cabo un programa que bautizó como “Matemáticas para Todos” a través del cual capacitó docentes, donó libros a los alumnos y con su ejemplo logró que varias empresas se sumaran a esta ejemplar iniciativa. Este programa fue un éxito y el Grupo Apoyo, además de apoyar en la educación de un numeroso grupo de niños volviéndolos más competitivos, ganó una serie de reconocimientos que alzaron su marca a nivel internacional. Solamente su página web acumuló hasta el año 2004 siete premios y su experiencia fue difundida en dos conferencias de alcance mundial donde el Instituto Apoyo compartió con otras empresas el trabajo realizado en el Perú, principalmente entre las poblaciones más vulnerables y con menos recursos económicos.[8]

Pero así como este ejemplo hay muchos. Otro caso es el del Grupo Telefónica del Perú, quienes entre sus stakeholders está la sociedad, para ella señala como principales herramientas a las inversiones en zonas de bajos recursos para que formen parte de sus operaciones, respondiendo a una visión inclusiva de la empresa. Al mismo tiempo, ya para el año 2008 había implementado los Programas ABC, Generaciones Interactivas, Proniño, Intégrame y el Proyecto Promesa Empleado, además de una serie de promociones que se nos anuncian a través de los medios de comunicación que se traducen en satisfacción del cliente, capacitación a proveedores, campañas de reciclaje de equipos móviles en desuso entre una larga lista de etcéteras. Si a todo esto le sumamos la Fundación Telefónica que anualmente apoya distintas iniciativas culturales, educativas, científicas y de otras índoles orientadas al desarrollo y progreso de la sociedad veremos por qué es que este grupo empresarial estaba empezando a cambiar su imagen en los últimos años y hasta la actualidad aparece como una de las empresas más atractivas para iniciar una línea de carrera para cualquier joven profesional.[9]No obstante esta empresa ha sido objetivo de la crítica debido a acusaciones de impuestos impagos, malas prácticas laborales y problemas de diverso origen, pero ese tema será lo trataremos en otra ocasión.[10]Las evidencias apuntan a que un sistema de gestión que incluya la RSE en sus lineamientos apuntalará el crecimiento de la empresa, tanto a nivel económico como en el nivel de la imagen proyectada.

Más recientemente en el año 2010, un informe nos muestra algunos casos emblemáticos de RSE exitosos que no implicaron costos excesivos pero sí grandes satisfacciones tanto a las empresas como a los beneficiados. Es el caso de “Renzo Costa piensa en mí” que busca incluir a jóvenes con habilidades diferentes dentro de sus trabajadores, la empresa, la conocida Renzo Costa; Corporación Pesquera Inca (Copeinca), dedicada a la producción de harina y aceite de pescado, viene realizando monitoreos de agentes físicos, químicos, biológicos y supuestos factores de riesgo en sus plantas, además de exámenes de audiometría y dermatología y lleva estadísticas de seguridad que le permitieron identificar los riesgos en cada una de ellas; la AFP Integra realizó una colecta llamada “Combate el frío en el sur” y llevó lo recaudado no solo a esa región sino también a Ventanilla en el Callao; la empresa Camposol implementó el programa “Buenas Prácticas Agrícolas” que tiene como principales objetivos garantizar la inocuidad de la materia prima, mejorar el bienestar de los trabajadores y minimizar los impactos medioambientales negativos; Edegel propuso el “Plan de desarrollo concertado en la provincia de Huarochirí” en comunión con las municipalidades e instituciones locales de esta provincia; y por último Wong introdujo (desde el 2007) un concepto revolucionario, las bolsas biodegradables que también utilizan los supermercados Metro.[11] Para más ejemplos de esta índole se recomienda el libro editado por María Matilde Schawlb en el año 2010 que figura en la bibliografía de este artículo.

A pesar de lo positivo de los ejemplos anteriores hay un interesante documento publicado en junio del 2007 en el cual se muestra claramente hacia dónde dirigen las empresas su atención al aplicar la RSE. La autora concluye que las empresas priorizan a la comunidad y al medio ambiente como receptores de sus políticas, sin embargo descuidan el aspecto laboral, y esto se produce porque en la jerarquía de necesidades sociales de nuestro país los derechos laborales son considerados un bien de lujo.[12] Las empresas deben cumplir un rol integrador y promotor partiendo desde la premisa que ellas son las que han puesto al Perú en el sitio donde actualmente se ubica. Es gracias a la inversión privada (a la grande, mediana y pequeña empresa) que se emplea a un gran porcentaje de la población económicamente activa. El salto cualitativo en materia de RSE se debe dar en este sentido, sin embargo, no deben descuidar a la comunidad ni al medio ambiente porque curiosamente estos elementos son los más sensibles y cuyo incumplimiento en los acuerdos o leyes generan los violentos conflictos que vemos diariamente en los medios de comunicación. No es gratuito que el 50% de los conflictos en el Perú a abril del 2011 sean de naturaleza socioambiental.[13]

El camino aún es largo pero seguro, la RSE es adoptada cada vez más por muchas organizaciones, aunque valgan verdades los resultados podrían ser más alentadores. Las investigaciones indican que por ahora en el Perú los grupos de interés o stakeholders más atendidos son la comunidad, los clientes, los consumidores y el medio ambiente, dejando en segundo plano a los colaboradores, proveedores y al Gobierno. Otra conclusión extraída del estudio hecho por Centrum Católica y Perú 2021 arroja que las organizaciones en el Perú todavía se encuentran en un escenario de simple cumplimiento con la ley frente a las verdaderas exigencias de la responsabilidad social que deberían asumir en pos de una sociedad más justa e igualitaria.[14]

Pero debemos reconocer que se perciben otros climas empresariales, donde las inversiones, independientemente de las ganancias que generan, sean el motor del desarrollo social y ambiental y que todos los grupos de interés se vean beneficiados no solo con iniciativas asistencialistas de los sucesivos gobiernos sino con el crecimiento de las empresas y con los programas sostenibles en el tiempo impulsados por éstas. Todos debemos empujar este carro.

Bibliografía

Agencias de Cooperación Internacional y empresas lideran ranking de responsabilidad social en el Perú. Fechado el 17/05/2011. Extraído de [http://www.agenciaorbita.org/index.php?option=com_content&view=article&id=2656:agencias-de-cooperacion-internacional-y-empresas-lideran-ranking-de-responsabilidad-social-en-el-peru&catid=48:sociedad&Itemid=98] Consultado el 17/05/2011.

ARIAS, Norma. Matemáticas en el Perú: Un caso de Responsabilidad Social. En Cuad. Dif. 10 (18 – 19), Lima, ESAN, 2005, Págs. 205 – 220. Extraído de [http://www.esan.edu.pe/paginas/publicaciones/cuadernos/18_19/Cuad18-19Arias.pdf] Consultado el 15/04/2011.

ASTUQUIPÁN, Carlos. Responsabilidad social empresarial. En Bussines: Negocios en el Perú N° 87 Diciembre 2001, Lima, Págs. 10 – 20.

Casos emblemáticos de RSE. Seis empresas que han adecuado correctamente estas gestiones. En Empresas & Negocios Año 9 N° 439 Agosto 2010. Lima, Cámara de Comercio de Lima, Págs. 24 – 25.

CUBA BAIOCCHI, Carmen Marina. Responsabilidad Social Empresarial. Herramienta de Gestión. Lima, Universidad Ricardo Palma. Extraído de [http://www.urp.edu.pe/urp/modules/facultades/feconomicas/escuelas/esc_administracion/conferencias/Presentaci%C3%B3n%20RSE-CMCuba.pdf] Consultado el 15/04/2011.

FLORES CONSIGLIERI, Daniel. Responsabilidad social empresarial: abriendo puertas, cerrando heridas. En Advocatus N° 19, Lima, Universidad de Lima, 2008, Págs. 129 – 145.

GARAVITO, Cecilia. Responsabilidad social empresarial y mercado de trabajo. Documento de Trabajo 258, PUCP, Junio 2007, 30 Págs. Extraído de [http://www.pucp.edu.pe/economia/pdf/DDD258.pdf] Consultado el 14/04/2011.

Guía de la responsabilidad social de la empresa. Valencia, Centro Europeo de Empresas Innovadoras, Fundación para la Ética de los Negocios y de las Organizaciones, 2004, 30 Págs. Extraído de [http://www.etnor.org/html/pdf/pub_guia-rse.pdf] Consultado el 15/04/2011.

Informe Anual de Responsabilidad Corporativa Grupo Telefónica del Perú 2008, 51 Págs. Extraído de [http://www.telefonica.com.pe/rc2008] Consultado el 16/04/2011.

Reporte de Conflictos Sociales N° 86 Abril 2011. Defensoría del Pueblo del Perú. Adjuntía para la prevención de conflictos sociales y la gobernabilidad, 65 Págs. Extraído de [http://www.defensoria.gob.pe/conflictos-sociales/home.php] Consultado el 16/04/2011.

SCHWALB, María Matilde. Experiencias exitosas de responsabilidad social empresarial. Lima, Universidad del Pacífico, 2010, 344 Págs.





Este artículo fue escrito en el otoño del año 2011 como parte de una asesoría de carácter privada, y veo con satisfacción que algunos portales lo han difundido y en algunos casos, citado. Me permito publicarla tardíamente (y con algunas actualizaciones) para que los lectores de esta página evalúen cuánto ha cambiado el panorama en dos calendarios, y pongo la cuestión en debate: ¿es la Responsabilidad Social Empresarial solo un paliativo encubridor de las malas relaciones laborales en el Perú, o es la llave que abrirá las puertas de una era de concordia entre la infeliz trinidad compuesta por el Estado, la empresa y la sociedad? Dejo el escrito para juicio de sus lectores.
[1] Reporte de Conflictos Sociales N° 110 Abril 2013. Defensoría del Pueblo del Perú. Adjuntía para la prevención de conflictos sociales y la gobernabilidad, Pág. 1. Extraído de [http://www.defensoria.gob.pe/conflictos-sociales/home.php] Consultado el 20/05/2013.
[2] CUBA BAIOCCHI, Carmen Marina. Responsabilidad Social Empresarial. Herramienta de Gestión. Lima, Universidad Ricardo Palma, Págs. 4 – 5. Extraído de [http://www.urp.edu.pe/urp/modules/facultade
s/feconomicas/escuelas/esc_administracion/conferencias/Presentaci%C3%B3n%20RSE-CMCuba.pdf] Consultado el 15/04/2011.
[3] Guía de la responsabilidad social de la empresa. Valencia, Centro Europeo de Empresas Innovadoras, Fundación para la Ética de los Negocios y de las Organizaciones, 2004, Pág. 4. Extraído de [http://www.etnor.org/html/pdf/pub_guia-rse.pdf] Consultado el 15/04/2011.
[4] Agencias de Cooperación Internacional y empresas lideran ranking de responsabilidad social en el Perú. Fechado el 17/05/2011. Extraído de [http://www.agenciaorbita.org/index.php?option=com_content&view
=article&id=2656:agencias-de-cooperacion-internacional-y-empresas-lideran-ranking-de-responsabilidad
-social-en-el-peru&catid=48:sociedad&Itemid=98] – Consultado el 17/05/2011.
[5] FLORES CONSIGLIERI, Daniel. Responsabilidad social empresarial: abriendo puertas, cerrando heridas. En Advocatus N° 19, Lima, Universidad de Lima, 2008, Pág. 134.
[6] ASTUQUIPÁN, Carlos. Responsabilidad social empresarial. En Bussines: Negocios en el Perú N° 87 Diciembre 2001, Lima, Págs. 11 – 13.
[7] Guía de la responsabilidad social de la empresa. Valencia, Centro Europeo de Empresas Innovadoras, Fundación para la Ética de los Negocios y de las Organizaciones, 2004, Págs. 12 – 13. Extraído de [http://www.etnor.org/html/pdf/pub_guia-rse.pdf] Consultado el 15/04/2011.
[8] ARIAS, Norma. Matemáticas en el Perú: Un caso de Responsabilidad Social. En Cuad. Dif. 10 (18 – 19), Lima, ESAN, 2005, Págs. 211 – 212. Extraído de [http://www.esan.edu.pe/paginas/publicaciones/cua
dernos/18_19/Cuad18-19Arias.pdf] Consultado el 15/04/2011.
[9] Informe Anual de Responsabilidad Corporativa Grupo Telefónica del Perú 2008, Pág. 50. Extraído de [http://www.telefonica.com.pe/rc2008] Consultado el 16/04/2011.
[10] El caso Telefónica del Perú es complejo ya que su aplicación de la RSE es vista por muchos como un maquillaje de una serie de malas prácticas empresariales. Se ha citado a esta empresa únicamente por los programas que lleva a cabo, sin embargo en el tintero de la objetividad, su actuar en algunas ocasiones ha dejado mucho que desear.
[11] Casos emblemáticos de RSE. Seis empresas que han adecuado correctamente estas gestiones. En Empresas & Negocios Año 9 N° 439 Agosto 2010. Lima, Cámara de Comercio de Lima, Págs. 24 – 25.
[12] GARAVITO, Cecilia. Responsabilidad social empresarial y mercado de trabajo. Documento de Trabajo 258, PUCP, Junio 2007, Pág. 2. Extraído de [http://www.pucp.edu.pe/economia/pdf/DDD258.pdf] Consultado el 14/04/2011
[13] Reporte de Conflictos Sociales N° 86 Abril 2011. Defensoría del Pueblo del Perú. Adjuntía para la prevención de conflictos sociales y la gobernabilidad, Pág. 6. Extraído de [http://www.defensoria.gob.pe/conflictos-sociales/home.php] Consultado el 16/04/2011.
[14] Agencias de Cooperación Internacional y empresas lideran ranking de responsabilidad social en el Perú. Fechado el 17/05/2011. Extraído de [http://www.agenciaorbita.org/index.php?option=com_content
&view=article&id=2656:agencias-de-cooperacion-internacional-y-empresas-lideran-ranking-de-responsa
bilidad-social-en-el-peru&catid=48:sociedad&Itemid=98] – Consultado el 17/05/2011.

You Might Also Like

0 comentarios

Noticias en Facebook

Compilación reciente